--> Clínica Universitaria Bolivariana
Volver arriba
clínica UPB
Inicio / Blogs / La tuberculosis, una afección prevenible
Compartir

Fecha de publicación Marzo 24, 2019

La tuberculosis, una afección prevenible

La tuberculosis es una enfermedad producida por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis, que casi siempre afecta a los pulmones; se trata de una afección curable y prevenible. La infección se transmite a través del aire, cuando el enfermo con tuberculosis pulmonar y sin tratamiento tose, estornuda o canta, expulsando bacilos tuberculosos al aire, la persona sana inhala los bacilos y puede quedar infectada. En este sentido, esta patología solo se transmite por vía respiratoria, es decir, no se transmite por compartir cubiertos, comida, ropa o baño.

La Doctora Lizeth Andrea Paniagua Saldarriaga, Médica Magíster en Epidemiología, de la Clínica Universitaria Bolivariana, señala que “esta afección, deja de ser contagiosa cuando la persona enferma recibe medicación, pues los bacilos comienzan a morir y el paciente se mantiene en aislamiento respiratorio durante el primer mes de tratamiento, con el fin de cortar la cadena de transmisión”.

La tuberculosis es una enfermedad de alta incidencia en Antioquia, con aproximadamente 2.500 casos de tuberculosis activa, de las cuales 1.700 en promedio viven Medellín. Es muy probable que actualmente muchas personas estén contagiadas con la bacteria que produce esta patología, pero sólo desarrollan la enfermedad quienes poseen bajas defensas, de allí la importancia de tener estilos de vida saludables. Algunas enfermedades como el VIH y la diabetes, o situaciones estresantes y una mala alimentación, deterioran el sistema inmunológico, favoreciendo la manifestación de esta patología. 

 

%=ics.GetVar("_titulo")%

 

¿Qué hacer en este caso?

Una persona puede sospechar que tiene tuberculosis, si ha tenido tos con flema durante más de quince días. En este caso se recomienda consultar con un médico lo más pronto posible, para que este realice los exámenes pertinentes que permitan confirmar si la persona está o no enferma, pues esta patología tiende agravarse con el tiempo, generando fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna, entre otros síntomas. 

Una vez que el médico diagnóstica a una persona con tuberculosis, se debe iniciar un tratamiento que permita a la persona curarse la enfermedad y dejar de transmitirla. Asimismo, es muy importante que el enfermo se cubra la boca al toser o estornudar, y use tapabocas. No seguir el tratamiento recetado por el médico puede generar que el bacilo mute y se vuelva resistente a los medicamentos, una situación que pone en peligro la salud y la vida de la persona.  

En Colombia, cuando una persona es diagnosticada con tuberculosis, es reportada en el Sivigila, un sistema del Instituto Nacional de Salud. Este reporte permite iniciar acciones de control epidemiológico entre las personas que conviven con el enfermo, con el fin de identificar si hay personas con tos y flema por más de 15 días, y así poder determinar oportunamente si hay más contagiados. La persona enferma, debe buscar lugares con un flujo constante de aire e iluminados directamente por el sol, pues así se reduce la cadena de transmisión de la enfermedad.

 

¿Cómo prevenirla?

Actualmente existe una vacuna antituberculosa (BCG) que es aplicada a los recién nacidos, con el fin de evitar que desarrollen formas graves de la enfermedad. La inmunización contra la enfermedad se va perdiendo al crecer, pues en la adultez el sistema inmunológico es el encargado de atacar y controlar la enfermedad.

Comprometidos con la salud pública, la Clínica Universitaria Bolivariana desarrolla en conjunto con la EPS Savia Salud, un trabajo para el tratamiento de personas que tienen un estado avanzado de esta patología, catalogada como tuberculosis resistente, quienes son tratadas por un equipo integral de profesionales. Esta iniciativa contribuye a evitar que la enfermedad continúe propagándose y afectando la salud de cientos de personas.

 

Agradecimientos a la Doctora Lizeth Andrea Paniagua Saldarriaga, Médica Magíster en Epidemiología, quien presta sus servicios a la Clínica Universitaria Bolivariana, por su colaboración en la elaboración de este artículo.