--> Clínica Universitaria Bolivariana
Volver arriba
clínica UPB
Inicio / Blogs / Mitos y realidades sobre la donación de sangre
Compartir

Fecha de publicación Junio 14, 2019

Mitos y realidades sobre la donación de sangre

Donar sangre es una acción muy positiva, pues salva vidas y ayuda a mejorar la salud del donante. La sangre es un fluido indispensable, por lo que los sistemas de salud requieren tener una disposición permanente para atender urgencias, procedimientos quirúrgicos, traumatismos graves, personas con anemia, entre otras situaciones donde la vida corre peligro.

A pesar de ser vital para la vida, de manera periódica se presentan problemas de abastecimiento en los bancos de sangre. Muchas personas no donan por desconocimiento o porque tienen mitos sobre este tema. A continuación, se enumeran algunos de ellos y se explica si son ciertos o no:

 

1. Mito: No puede donar sangre quien se haya sometido en los últimos 6 meses a acupuntura, tatuajes, maquillaje permanente, perforaciones y piercing u otros procedimientos similares.

Realidad: En términos generales, las personas que han sido sometidas a alguno de estos procedimientos, no debe donar sangre por seis meses. 

 

2. Mito: Donar sangre produce disminución o aumento de peso.

Realidad: No, esto no es cierto. El peso está ligado a otras variables nutricionales, hormonales, etc.

 

3. Mito: Al donar sangre se pueden adquirir infecciones

Realidad: Al donar sangre no se adquiere ningún tipo de enfermedades, ya que las bolsas de recolección de sangre son estériles y la piel se limpia con soluciones desinfectantes antes de la extracción de la sangre.

 

4. Mito: Donar sangre genera debilidad.

Realidad: Por el contrario, al donar sangre se estimula la producción de glóbulos rojos, lo cual aumenta la concentración de oxígeno en la sangre, por lo tanto, los órganos del cuerpo trabajan más eficientemente. El organismo se encarga de reponer la sangre y al día siguiente el volumen vuelve a su nivel normal.

Se recomienda al donante mantener reposo durante las 24 horas posteriores a la donación. 

 

5. Mito: Donar sangre genera anemia.

Realidad: Antes de donar sangre realizamos la medición de hemoglobina en la sangre, con el fin de evitar que los donantes queden con anemia.

 

%=ics.GetVar("_titulo")%

 

Son muchos los mitos sobre la donación de sangre, sin embargo, es necesario tener en cuenta las siguientes indicaciones:

 

- De acuerdo con la normatividad vigente, es requisito tener entre 18 y 65 años de edad o más, si es un donante habitual. 

- Debe tener un peso igual o mayor a 50 kilogramos.

- La presión arterial debe estar dentro de los valores normales, esto significa mínimo 90/60 y máximo 160/90, y para ambos casos la persona no debe presentar ningún síntoma relacionado con la presión mínima o máxima.

- Solo se puede donar sangre en ciertos rangos de tiempo:

 

Hombres

Mujeres

Pueden donar cada 3 meses

Pueden donar cada 4 meses

 

- Recibir transfusiones de sangre se considera como un factor de riesgo de contraer Infecciones de Transmisión Sexual (ITSs). Las personas que hayan recibido una transfusión de sangre o sus parejas sexuales, no pueden donar durante seis (6) meses luego de la transfusión.

- Solo pueden donar quienes hayan tenido una (1) pareja sexual durante los últimos seis (6) meses previos a la donación, incluye relaciones sexuales anales, orales o vaginales. 

- Las mujeres que presentan sangrado menstrual el día de la donación, pueden donar sangre siempre y cuando se sientan bien, y cumplan los demás requisitos establecidos.

- Las gestantes pueden donar sangre seis (6) meses después del parto.

- Las mujeres que están lactando, deben ser suspendidas como donantes por 6 meses después de terminado dicho período o hasta que la alimentación del niño esté compuesta principalmente por sólidos.

- Las mujeres que han tenido abortos o han sido sometidas a legrado deben esperar 6 meses después del procedimiento para poder donar.

 

El mundo necesita sangre segura para todos. Donar es un acto solidario que salva vidas.

¡Dona sangre!

 

Agradecimientos al Doctor Carlos Alberto Arbeláez García, Médico Especialista en Medicina de Laboratorio de la Clínica Universitaria Bolivariana, por su colaboración en la elaboración de este artículo.