--> Clínica Universitaria Bolivariana
Volver arriba
clínica UPB
Inicio / Blogs / Goteos involuntarios: ¿qué hacer en caso de uno?
Compartir

Fecha de publicación Septiembre 25, 2018

Goteos involuntarios: ¿qué hacer en caso de uno?

Orinar involuntariamente es común para algunas mujeres mayores; aunque puede ser difícil hablar del tema, lo mejor es consultar a un médico para realizar una evaluación y encontrar una solución.

 

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de la orina, y puede ser dividida en tres diferentes tipos: incontinencia de esfuerzo, si hay pérdida de orina al toser, estornudar o realizar cualquier actividad que genere aumento de la presión abdominal e incontinencia de urgencia, que es la pérdida involuntaria ante el deseo imperioso de orinar.  La combinación de ambas enfermedades es llamada incontinencia urinaria mixta.

Para ampliar este tema, entrevistamos al Doctor Mauricio Gómez Londoño, Subespecialista en Uroginecología y Piso Pélvico de la Clínica Universitaria Bolivariana:

 

¿Cómo es la experiencia de vida de una mujer con incontinencia urinaria? 

La incontinencia urinaria no es una enfermedad letal que amenace la vida, ni predispone a enfermedades que acorten o terminen con la vida de las pacientes, pero que deteriora marcadamente la calidad de vida, les disminuye sus actividades sociales y se asocia también con cuadros depresivos. Además, aumenta los costos personales y del Sistema de Salud en consultas médicas, materiales de protección y aseo.

 

¿En qué momento deciden las pacientes consultar por esta patología? 

Generalmente las consultas se dan mucho tiempo después de iniciados los síntomas; se dice que luego de 4 años del padecimiento. Cuando las pacientes vencen la vergüenza y se arriesgan a consultar, lo hacen por la limitación a sus actividades diarias, por su aislamiento o por sus cuadros depresivos asociados.

 

%=ics.GetVar("_titulo")%

 

Las cirugías provocan miedo en muchas personas: explíquenos las más frecuentes para corregir esta patología.

Antes de pensar en cirugías, se debe aclarar que existen tratamientos no quirúrgicos como los cambios en el estilo de vida, la terapia con estrógenos tópicos, los pesarios y la rehabilitación del piso pélvico y luego si no hay respuesta, pasaríamos a la parte quirúrgica para la incontinencia de esfuerzo, procedimiento en el que se coloca una cinta anti-incontinencia, para dar soporte al conducto de la uretra, buscando que se cierre durante los esfuerzos. El procedimiento se realiza por vía vaginal y existen varias técnicas.

Con personal entrenado, materiales óptimos y una adecuada elección de la paciente y el procedimiento, se tienen porcentajes de mejoría y curación por encima del 80%.

 

¿Qué es la consciencia perineal? 

Es un término utilizado por las fisioterapeutas entrenadas o especializadas en piso pélvico y se refiere a la capacidad consciente de contraer única y exclusivamente los músculos del piso pélvico, sin utilizar otros grupos musculares llamados parásitos. Sólo el 30% de las pacientes tiene esta capacidad, por lo cual la rehabilitación de los músculos del piso pélvico debe ser enseñada y guiada por personal entrenado.

 

¿En qué casos se podría reemplazar la cirugía con ejercicio y fortalecimiento del piso pélvico?

La rehabilitación del piso pélvico es una alternativa conservadora, sin efectos secundarios importantes y debe ser el primer paso en todas las personas que deseen mejorar su capacidad de masa y fuerza muscular en el piso pélvico.

Por ser un tratamiento conservador, se debe ofrecer a todas las usuarias como paso inicial en el tratamiento de esta patología. Es indispensable enseñar a las pacientes que los beneficios no se logran en el corto tiempo, que se debe tener paciencia y perseverancia en la rehabilitación para ver resultados a mediano y largo plazo, además, se deben realizar terapias de mantenimiento con el fin de no perder los efectos logrados.

 

Agradecimientos al Doctor Mauricio Gómez Londoño, Médico Subespecialista en Uroginecología y Piso Pélvico de la Clínica Universitaria Bolivariana, por su colaboración en la realización de este artículo