--> Clínica Universitaria Bolivariana
Volver arriba
clínica UPB
Inicio / Blogs / Es posible dejar la adicción a las drogas
Compartir

Fecha de publicación Junio 26, 2020

Es posible dejar la adicción a las drogas

El consumo adictivo de sustancias psicoactivas como las drogas de abuso, es un problema de salud pública que puede generar un deterioro de la salud física y mental, tanto del consumidor como de las personas a su alrededor. Sin embargo, es posible superarlo con un adecuado tratamiento, que permita una mejora de la salud y la calidad de vida de las personas.

Muchas intervenciones que se usan comúnmente en el manejo de los trastornos por consumo de drogas, no cumplen con los criterios científicos aceptados para la eficacia clínica. Dichas intervenciones pueden ser ineficaces o incluso dañinas. Por este motivo, es muy importante recibir asesoría por expertos en el tema, quienes brindan todo el soporte necesario. Al respecto, el Doctor José Julián Aristizábal Hernández, Especialista en Toxicología Clínica de la Clínica Universitaria Bolivariana, comenta que “los tratamientos mejor soportados científicamente hoy en día, son los que se basan en un enfoque integral, desde el cual se atienden las problemáticas orgánicas, mentales y familiares del paciente, y esto solo se logra mediante la participación de un equipo multidisciplinario que tenga experiencia en el manejo de problemáticas de adicción”.

%=ics.GetVar("_titulo")%

 

Los primeros pasos: reconocer que existe la adicción y tomar la decisión de abandonarla

Para que una persona pueda abandonar una adicción, ya sea a las drogas o a cualquier otra sustancia, es necesario que la persona reconozca la adicción como un problema y decida abandonarla. Estos primeros pasos, significan una nueva vida sin la sustancia adictiva. Abandonar una adicción puede ser difícil pero no imposible, para que el proceso sea exitoso es necesario contar con el asesoramiento adecuado, que ha de apoyar al consumidor para alcanzar este logro de manera paulatina.

La problemática de consumo de sustancias no respeta edad, nivel cultural, condiciones socioeconómicas, género ni raza. Las posibilidades de éxito en el proceso de abandono de los consumos, también son iguales para todos y dependen fundamentalmente del interés que la persona tenga en salir adelante y en el grado de compromiso con los tratamientos que se le propongan.

En relación con lo anterior, el Doctor Aristizábal indica que “reconocer el problema y así mismo la incapacidad de resolverlo por los propios medios (solo), es un paso inicial en el proceso de deshabituación al consumo de sustancias, esto es lo que llamamos la introspección. Pero como se mencionó, éste es solo el paso inicial, de ahí en adelante el paciente debe atender todas las indicaciones de los profesionales que conforman el equipo que lo atiende, y para ello se necesita que el paciente con humildad acepte que perdió el control del asunto y por lo tanto necesita de alguien que lo guíe durante todo el proceso. Cuando el paciente empieza a ponerle límites o condiciones a los tratamientos, es cuando estos empiezan a fallar y se presentan recaídas”.

 

Principios y normas clave para el tratamiento de los trastornos por consumo de drogas

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, un adecuado tratamiento contra los trastornos por consumo de drogas, debe poseer 8 principios:

Principio 1. El tratamiento debe ser disponible, accesible, atractivo y apropiado: Es necesario garantizar que el entorno del tratamiento sea amigable, culturalmente sensible y centrado en las necesidades clínicas específicas y el nivel de preparación de cada paciente, lo que fomenta en lugar de disuadir a las personas de asistir.

Principio 2. Garantizar estándares éticos de atención en los servicios de tratamiento: El tratamiento para los trastornos por consumo de drogas debe basarse en estándares éticos universales de atención médica, incluido el respeto de los derechos humanos y la dignidad del paciente. Esto incluye responder al derecho a disfrutar del más alto nivel posible de salud y bienestar y evitar cualquier forma de discriminación y / o estigmatización.

Las personas con trastornos por consumo de drogas deben, en la medida en que tengan la capacidad de hacerlo, tomar decisiones de tratamiento, incluido cuándo comenzar y suspender el tratamiento, y su naturaleza. El tratamiento no debe ser forzado o contra la voluntad y la autonomía del paciente.

Principio 3. Promover el tratamiento de los trastornos por consumo de drogas a través de la coordinación efectiva entre el sistema de justicia penal, los servicios sociales y de salud: Los trastornos por consumo de drogas, deben considerarse principalmente como problemas de salud en lugar de comportamientos criminales y, por regla general, las personas con trastornos por consumo de drogas deben ser tratados en el sistema de atención de salud en lugar del sistema de justicia penal. No todas las personas con trastornos por consumo de drogas cometen delitos.

Principio 4. El tratamiento debe basarse en evidencia científica y responder a las necesidades específicas de las personas con trastornos por consumo de drogas. El cuerpo de conocimiento científico sobre los trastornos por uso de drogas y su tratamiento debe guiar las intervenciones e inversiones en el tratamiento.

Principio 5. Responder a las necesidades de tratamiento y atención de los subgrupos vulnerables: Dentro de la población hay subgrupos de personas con trastornos por consumo de drogas que deben tener especial consideración, atención especializada y personalizada. Estos grupos son mujeres, niños y adolescentes, personas de edad avanzada, poblaciones indígenas, migrantes, trabajadoras sexuales, mujeres embarazadas, personas con diferente orientación sexual e identidad de género, personas con discapacidades, personas analfabetas y personas con enfermedades crónicas.

Principio 6. Asegurar una política clínica en los servicios y programas de tratamiento, para los trastornos por consumo de drogas. El programa de tratamiento, las políticas, los procedimientos y los mecanismos de coordinación deben ser divulgados y aplicados por todo el personal terapéutico. El tratamiento de las personas con trastornos por consumo de drogas (que a menudo tienen múltiples necesidades psicosociales, psiquiátricas, de salud física y sociales) debe de ser un desafío, tanto para el personal individual como para las organizaciones.

Principio 7 Los servicios, las políticas y los procedimientos de tratamiento, debe tener un enfoque integral, servicios complementarios que realice monitoreo y evaluación constante. En respuesta a un problema de salud complejo y multifacético, se deben desarrollar sistemas de tratamiento integrales para facilitar el manejo efectivo de los trastornos por consumo de drogas.

 

%=ics.GetVar("_titulo")%

Es posible abandonar el consumo de drogas.

 

El Doctor Aristizábal señala que, “la mejor forma de iniciar un proceso de rehabilitación es a través de estrategias integrales y multidisciplinarias, puesto que solo así se abordan todas las dimensiones que se ven afectadas por las adicciones (salud física y mental; relaciones familiares, sociales, laborales y de pareja, etc.). Todas las posibilidades se fundamentan en que la persona reconozca su problema, que sea consciente de la necesidad de recibir ayuda y dejarse ayudar; si estas tres condiciones se cumplen, es factible tener éxito en el proceso de abandono del consumo. Asimismo, es necesario mantener siempre un estado de consciencia sobre el problema y de permanente estado de alerta ante el riesgo de recaída, para abandonar el consumo de manera permanente por el resto de la vida”.

En general, es fundamental brindar todas las herramientas necesarias para que la persona adicta logre su meta: dejar el consumo. Entendiendo la complejidad de la situación, la Clínica Universitaria Bolivariana cuenta con el Grupo de Alcoholismo y Farmacodependencia, así como las consultas de Toxicología, Psicología, Psiquiatría y Terapia de Familia, las cuales brindan un acompañamiento integral al paciente, acorde con los principios anteriormente mencionados. Solicite una cita llamando al 448 83 88 Opc. 2.

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Normas internacionales para el tratamiento de los trastornos por consumo de drogas Ginebra: OMS; 2020.

 

Agradecimientos al Doctor José Julián Aristizábal Hernández, Especialista en Toxicología Clínica de la Clínica Universitaria Bolivariana, por su colaboración en la elaboración de este artículo.