--> Clínica Universitaria Bolivariana
Volver arriba
clínica UPB
Inicio / Blogs / 5 cosas que debe saber sobre la artritis
Compartir

Fecha de publicación Octubre 12, 2019

5 cosas que debe saber sobre la artritis

Una articulación es una estructura que permite la unión de dos huesos, cuando esta se enferma, pueden producirse una gran variedad de manifestaciones que van desde el dolor que se denomina artralgia; la inflamación de las estructuras que la rodean, llamada periartritis y finalmente la inflamación propia de la articulación denominada artritis, la cual se caracteriza por presentar 5 síntomas claves: enrojecimiento, dolor, pérdida de la función (no se es capaz de mover la articulación por dolor), calor y edema (hinchazón).

La artritis afecta considerablemente la calidad de vida de las personas, pues genera limitación para la realización de actividades comunes, por ejemplo, caminar, vestirse o trabajar. Adicionalmente, en caso de no controlarse la inflamación, puede generar un daño de carácter irreversible con pérdida en la movilidad de esta de la articulación.

 

%=ics.GetVar("_titulo")%

 

El Doctor Miguel Antonio Mesa Navas, Especialista en Reumatología de la Clínica Universitaria Bolivariana, comparte 5 elementos básicos que debes saber sobre esta enfermedad:

1. Existen aproximadamente 206 tipos de artritis englobadas en dos grandes grupos: las artritis mecánicas y degenerativas u osteoartritis, que son procesos naturales producto del envejecimiento y las artritis inflamatorias, relacionadas frecuentemente con las enfermedades autoinmunes, siendo la más conocida la artritis reumatoide. Estas últimas patologías producen su dolor, cuando se presenta inflamación, lo cual sucede usualmente en la noche, es por este motivo que los pacientes que las padecen tienden a despertar con dolor articular y rigidez matutina que mejora parcialmente durante el día.

Adicionalmente, al tener algunas de en otros órganos, es normal que se acompañen de ciertos síntomas como manifestaciones en la piel, cansancio, alteraciones en la orina, entre otros signos.

 

2. Es clave realizar un pronto diagnóstico e iniciar el tratamiento lo más pronto posible una vez la enfermedad haya aparecido con el objetivo de evitar discapacidades permanentes.  En este sentido, cuando se presenten los síntomas mencionados, lo más importante es consultar con un Médico Reumatólogo, para que identifique qué tipo de artritis posee, pues cada una requiere un tratamiento diferente. 

 

3. Las osteoartritis son cada vez más comunes debido al progresivo envejecimiento de la población. Esta forma de artritis se caracteriza por generar dolor especialmente en las articulaciones de los dedos, cadera y rodilla asociado a deformidades, principalmente cambios en la estructura de la articulación.

 

4. Los medicamentos para la artritis son seguros y eficaces. A veces se presenta desconfianza porque estos tratamientos, también son empleados contra patologías como el cáncer y la malaria o porque tienen un proceso especial de fabricación, por lo que se conocen como “terapia biológica”; sin embargo, con un seguimiento apropiado, estos medicamentos son seguros y eficaces y permiten a la persona enferma tener una buena calidad de vida.

 

5. Cuando se tiene artritis, es muy importante cuidar aún más las articulaciones, por lo que se debe tener un estilo de vida saludable, ello incluye realizar ejercicio, evitar el estrés, no fumar, entre otras acciones que previenen un empeoramiento de la patología y mejoran el estado de la salud en general.

 

Recuerda…

El dolor articular es un síntoma cada vez más común, principalmente debido al aumento en el número de casos de artrosis que se presentan por el envejecimiento de la población; igualmente, puede presentarse en personas jóvenes cuando está asociado a enfermedades autoinmunes. Existen 206 tipos de artritis, cada una de las cuales requiere un tratamiento diferente, por lo que se debe consultar con un Especialista en Reumatología lo más pronto posible una vez han iniciado los síntomas mencionados, para un diagnóstico oportuno y para que se formule el tratamiento más adecuado para la persona, a fin de evitar complicaciones y mejorar la calidad de vida.